Del acabado idóneo elegido, dependerán las futuras experiencias y formas de habitar, por ello hoy te compartimos algunos consejos a considerar al momento de elegir los recubrimientos y superficies:

 

1.  Reconoce tus necesidades

Cada proyecto cuenta con especificaciones distintas, que requieren aterrizar tus ideas, definir un estilo concreto de diseño de interiores, considera la utilización de los espacios y quienes los frecuentaran, estipular prioridades en la remodelación, como especificar las medidas, ventajas y limitaciones de las habitaciones; para reconocer los lugares y balancear las posibilidades y alternativas de intervención en cada caso, permitiendo previsualizar y concretar los elementos adecuados, que trasladaran a la realidad los detalles a lo imaginado.

 

2.  Focaliza tu presupuesto

Establece una estimación realista y eficaz de los gastos, en el cual definas los aspectos a remodelar, el costo de los recubrimientos, la mano de obra, la instalación y el mantenimiento de los acabados. Evita siempre compras innecesarias, tomando como punto de acción las prioridades establecidas al inicio del proyecto, y resintiéndote de invertir en elementos que generen conflicto o sobrepasen lo establecido en el plan presupuestal.

Recuerda que existen multiplicidad de materiales que siempre se podrán ajustarse a tu proyecto en cuanto a estética y funcionalidad, sin necesidad hacer grandes sacrificios en el resultado final.

 

3.  Asesórate y define la practicidad de los materiales

Es inevitable cometer errores o dejarse nublar el juicio ante la variedad, estilos y combinaciones de acabados, siendo conscientes de que cada elemento puede generar impacto en el resultado final, no obstante, es necesario ser cuidadosos con nuestras elecciones.

Fundamentados no solo en el aspecto estético y su practicidad, sino en la facilidad de mantenimiento de los mismos, un requerimiento válido para prolongar la vida útil; la conservación de los revestimientos de construcción deriva de una frecuencia, esfuerzo e inversión económica considerable, elegir un material de alta calidad estética sin valorar los costes de limpieza, puede ser la diferencia entre el hogar de los sueños o futuros inconvenientes en la propiedad.

 

4.  Incentiva la estética y equilibrio en el espacio

Aunque la estética no es el único rasgo a evaluar a la hora de emprender en la remodelación de un lugar, es el elemento movilizador de la misma, por tanto, es necesario considerar una gran variedad de referentes, hasta acertar en el modelo que te permita mantener un equilibrio, entre los materiales elegidos y el estilo decorativo del proyectado.

No limites tus sentidos al momento de seleccionar los acabados, potencia tu diseño al considerar el olfato, el tacto y el oído en la estética que enmarca el nuevo proyecto. Por otro lado, evalúa la iluminación, mientras más luz haya, es recomendable tener un acabado opaco, no satures, con más de 3 colores o texturas, un mismo espacio, para focalizar de forma más acertada la atención.

 

¡Orienta tus ideas, ponte creativo y déjanos acompañarte en el proceso!

En Constructora Trion contamos con toda la experticia para asesorarte y liderar la remodelación o construir el hogar de tus sueños